Categorías
Clasificados

TKD

Hoy, hace un año comenzaba en el taekwondo. Lo cierto es que la iniciativa no surgió de mi, desde hace algún tiempo mi hermano me invitaba con bastante insistencia; pero yo me encontraba bastante renuente. Él había comenzado a entrenar desde hace algunos años, debo decir que de los dos él era el atlético y mi actividad física se reducía al movimiento del mouse; por eso cuando el afirmaba que era algo fácil (y que me iba a gustar) dudaba completamente de su palabra.

Finalmente por diversas circunstancias a fines enero decidí aceptar su invitación, comenzaría a entrenar en febrero; mi hermano estaba mas entusiasmado con mi decisión que yo. Para mi aun eran mayores mis dudas, los prejuicios que había construido en muchos años; pero había llegado el momento y tenia que intentarlo al menos.

Sin coordinación, sin fuerza; sin equilibrio, sin condición física, en una clase rodeado de cintas negras y un largo etcétera; hicieron que el inicio resultara bastante complicado. Cada entrenamiento requería un enorme esfuerzo, sobretodo mental; enfrentarme al “no puedo”. “Eso esta difícil y no voy a poder”, era mi realidad o al menos eso pensaba.

El orgullo me impulso a continuar, no podía rendirme y abandonar; esa fue mi motivación inicial. Eventualmente se trasformo, comenzaba a disfrutar de cada sesión sin importar lo difícil o cansada que resultaba; cada entrenamiento era divertido. Cada paso, cada movimiento; era desenredar un pensamiento, un patrón. Y había empezado a encontrar todo aquello satisfactorio.

Creo que mi hermano no puede imaginar lo agradecido que estoy con el por su obstinación, por su apoyo; desde la invitación y en cada clase. Gracias a esto, cambio por completo aquello que había creído como verdad; me encamino a descubrí un aspecto que era para mi desconocido.

Un año después, lo que mas valoro del taekwondo no es el cambio físico sino el mental. Saber que la constancia, disciplina y esfuerzo; son la base para lograr una meta; para sortear incluso aquellas barreras que creía infranqueables. ¿Quien iba a imaginar? Ahora puedo mover un pie después del otro sin caer.

 

루이스 [Luis, en coreano; es lo que lleva inscrito
 el cuello de mi dobok (uniforme)]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.