Categorías
Microcuentos

Breve largo adiós

—Debes aprender a dejar ir el pasado, no aferrarte a quien te ha hecho daño. — Fueron sus últimas palabras al marcharse, y aun después de tanto tiempo sigo pensando en la ironía que guardan.

 

Categorías
Letras sin Sentido

Renuncio

Renuncio — dije —
a versos forzados
y lugares comunes.

A las letras
que se me niegan,
metáforas
que nunca llegan.

A esquivas musas
y mis estúpidas palabras.
Mis jodidos días
y noches en vela.

Al deseo,
al anhelo o el impulso;
de tomar una pluma
o azotar el teclado.

A escribir
o si quiera intentarlo.

Renuncio — dije—
a todo, por lo menos
hasta mañana.

Categorías
Letras sin Sentido

Intoxicado

Soy una jaula de palabras, de todas aquellas calladas. Verdades, mentiras e historias sin contar; una a una se fueran acumulando. Hacinándose en mi interior.

Soy su carcelero, las vigilo con atención pues buscan escapar; anhela su libertad. Tocan con fuerza las rejas de esta prisión, gritan y reclaman; sollozan y exigen… No las puedo culpar, después de todo las encerré sin razón, por miedo a hablar; las encerré porque “no sabia que decir” o les dije que las pronunciaría después porque no era el momento. Esa es la verdad, secuestre estas palabras y les he negado la luz; debo cuidarlas por todo lo que pudieran contar.

Pero hay días en que estos huesos no bastan para contenerlas, son tantas y ha sido tanto tiempo; que me es difícil mantenerlas en mi interior. Se agolpan en mi corazón, me saturan el pensamiento; se acumulan hasta congestionarme el hígado y embriagarme. Es entonces cuando comienzo a vomitarlas, por montones y sin sentido; llegan fuera de contexto, mutiladas e incompletas; en historias ficticias que nada tienen que ver conmigo o quizás todo. Y yo, en medio de esa borrachera; me aferro esperando e intentando ordenar esas palabras que llegan sin que puedan decir lo que debían ser en realidad. Así transcurren las horas, hasta que la embriaguez da paso al sueño.

Al despertar ordeno el desastre que he dejado, vuelvo a encerrar las palabras que aun han quedado dentro de mi, les pongo un candado mayor; aunque sé que un día cederá y esas palabras me intoxicaran hasta vomitarlas.

Categorías
Letras sin Sentido

Letras

Amo las letras, eso debería ser más que evidente; la forma en que se mezclan unas con otras. Comunican, preservan; crean; destruyen y transforman. Pueden ser exactas, formales; precisas o ser un completo desparpajo. Me encanta verlas jugar para formar frases e ideas, cuando pierden el sentido e incluso cuando salen de contexto; cuando crean ambigüedades y dejan la puerta abierta a la interpretación. Lo que esconden entre líneas y lo que expresan claramente. La infinita posibilidad de las letras.

Incluso he llegado adorar lo limitado de sus posibilidades, porque no todo puede ser expresado en letras; porque no todas la ideas pueden ser formadas en palabras, pero eso forma parte de ellas y crea un campo inmenso para la experimentación. Cada vacío nos permite buscar una nueva combinación para plasmar aquello que buscamos.

Amo las letras, las letras ajenas; aquellas que dicen todo lo que me habría gustado decir. Las que me hacen descubrir cosas nuevas, viajar y maravillarme; soñar e ilusionarme. Despertar, ser realista; ser más consiente del mundo. Las letras alimentan mente y el alma, hacen sentir y pensar.

Desearía poder leer un poco mas y no olvidar jamás ninguna letra, desearía poseerlas; domarlas y emplearlas para escribir todo aquello que tengo (o creo que tengo) que decir. Quizás por eso las amo, porque constantemente se me niegan.