Categorías
Letras sin Sentido

085 Adiós blog

Nos quedamos en espera del mañana, la ultima promesa de tantas y rota al igual que las demás, pero lo cierto es que no existe un mejor tiempo y que mañana solo es incertidumbre. Que necesitar no es igual a poder, incluso en ocasiones ni siquiera cuestión de “querer”, es solo una frase que no aplica por igual sin importar cuanto lo necesitemos o queramos.

Pensé, intente… Mas de una ocasión, con el mismo resultado y creo que dos años son suficientes para desistir. Ha pasado antes aunque con otros nombres, algunos de ellos incluso ahora olvidados por mi, perdidos en el limbo de la red. Esto es algo que siempre me he preguntado: ¿qué sucede con un blog cuando se abandona? Bien, en realidad la cuestión no es el blog… ¿Qué es de su autor? Es lo que me intriga, el paradero de aquella persona responsable de cada letra, cada entrada.

Recuerdo hace algunos años atrás cuando la red se sostenía de blogs (o al menos eso decían), seguir al menos un par de ellos con regularidad y de esos unos cuantos eventualmente fueron abandonados. Una semana sin escribir, un mes, un año, unos años. Sin motivo e incluso en su “mejor momento”, sin una despedida; aquel espacio en disco de un servidor y un dominio previamente pagados continuaron sin alteraciones, inmutable, suspendido en la red con su autor “desaparecido”. Entonces de los comentarios de aquellos que llegaron a “ser famosos” surgieron historias desde matrimonio hasta muerte para justificar aquel final. Muchos o todos desaparecieron eventualmente por completo, borrados de aquel disco donde se almacenaba y su dominio revendido, dejando solo unos cuantos comentarios esparcidos por la red: “la que nunca olvida” pero sin la certeza de saber en realidad ¿qué fue de ellos?

Por eso decidí venir aquí, aunque nadie se lo llegue a preguntar o lleguen inventar alguna historia, solo para decir adiós al fin de este blog.

 

[Actualización: 31 de diciembre de 2014
Esta entrada fue la ultima de mi blog www.LuisBe.in]

Categorías
Microcuentos

Breve largo adiós

—Debes aprender a dejar ir el pasado, no aferrarte a quien te ha hecho daño. — Fueron sus últimas palabras al marcharse, y aun después de tanto tiempo sigo pensando en la ironía que guardan.

 

Categorías
Letras sin Sentido

27

— ¿Cuándo vas a crecer, Oliverio? Ya estas bastante grandecito para seguir haciendo pendejadas.— Me soltó a quemarropa, aunque mi nombre no es Oliverio y quizás no hayan sido esas sus palabras, posiblemente estoy algo confundido y solo he mezclado escenas de alguna película.

He tenido muchos nombres, alter egos, mas nunca me he llamado Oliverio. Me encanta mi nombre: Luis, pues me recuerda a mi abuelo; sin embargo me habría gustado ser Oliverio o Pablo o Mario o Fulano de Tal, Poeta. Quizás por eso me reinvento a cada momento, en cada letra, mala letra; para ocupar ese espacio que he creado deseando ser quien no soy.

Y tal vez, por eso he muerto varias veces, un par al menos, las necesarias aunque por ahora ninguna la definitiva. Entre tragos, cigarros, amores, tristezas y las noches…

Muchas noches. Envuelto en pensamientos, sumergido en el silencio.

—Busca una mujer, alguien que te quiera, cásate y se responsable. ¡Ya estas viejo! — Estas si fueron sus palabras, las recuerdo con precisión puesto que aún resuenan en mi interior.

¿Responsable? ¿De quién? Si soy incapaz de serlo de mí, por eso a las primeras de cambio, muero. Desaparece un ego y nace uno nuevo, con la esencia del anterior, con lo mejor de él o al menos eso quiero creer. He muerto tantas veces, las necesarias. No sé cuántas vidas me quedan…

—Te quiero; pero no puedo verte mas así, por eso me voy. — Se despidió de mí al mismo tiempo que me había deseado un “feliz cumpleaños”, y así empezaba otro giro entorno al sol: “¡Felicidades y Adiós!”.

Veintisiete, casi todo un año de posibilidades, para aprender a tocar un instrumento, para reunir un grupo y para grabar un gran disco. Todo un año para morir, otra vez.

— ¿Crecer? Quizás mañana, hoy… ¡Hoy es mi cumpleaños!— fue lo único que le dije.

 

Mi Cumpleaños” – Hombres G

 

Categorías
Letras sin Sentido

Adiós

¿Cuántos adioses llevo en esta vida?
Uno, dos, tres…

¡Entonces
un aguijón se clava en mi pecho!
Hierve la sangre
y consume mi aliento.

Recordar es veneno
que intoxica el alma
porque cada final
es una herida,
porque conozco
cada fantasma
y porque el tiempo
nada alivia.

Basta decir:
Mi vida está llena de despedidas.
Palabras mudas,
desamparadas caricias,
anhelos fragmentados.
Inconclusa poesía.