09

Desastre en potencia es profecía, casi invocación. El caos se presenta espontáneamente, en forma explosiva; se desencadena y se propaga. Me rasga la piel hasta el alma, carcome mis huesos; oprime el corazón.

Continue Reading

Manifiesto

Soy un desastre en potencia, debo anunciar; porque nada será si desconoces la verdad. De mi la cordura hace tiempo se fugó en busca de utopías, cazando la eternidad. Mi corazón sufre de narcolepsia y terror  nocturno, en cualquier latido puede ser víctima de sueño. Tengo conciencia nerviosa que se inquieta con facilidad, lo alteran las acciones de mis vecinos; comienza a temblar.
Aún conservo mi infantil inocencia, acompañada de una adolescente inmadurez y un ánimo senil. Un humor sarcástico que tiende ser burlón, insensibilidad momentánea y remordimientos constantes. Empatía dolorosa, bondad reprimida por la cual ocasionalmente soy confundido como incorregible pendejo idealista. No soy confiable y tiendo a ser una mala influencia, si molesto me quedo.
Algún tiempo deje de tener amigos, por lo que aún me cuesta fiarme de ellos. Me asustan los extraños que no tienen vicios. Mis modelos a no seguir incluyen algunos religiosos, por ahora no me preocupa el cielo; aunque hace mucho tiempo deje de ser ateo. Creo, pues mi alma vibra con la armonía del universo. Dudo, pues es mi naturaleza cuestionarme y más cuando ensordece el silencio.
Pensándolo un poco quizás decir desastre es exagerar, aún hay más por enunciar; si mañana sigues por aquí lo sabrás.
Continue Reading

Los Reyes Magos

Recuerdo haber dejado muchas cartitasen mis zapatos, algunas enviadas por globo; lo importante era que yo las debía escribir y que debía llegar a tiempo para que trajeran mis juguetes. 
Recuerdo un día, buscar con emoción y no encontrar nada por ningún lado; me había portado mal. Así es como se obtiene un niño realmente triste, aunque poco duro la tristeza y el castigo; mi abuelita me entrego mi regalo. No soporto ver a su nieto sin la patineta que tanto quería. 
Hace tiempo, recuerdo a mi mamá ayudándome a escribir la cartita, platicarle con mi papá de lo que había pedido; mi abuelita siendo  mi  su cómplice. Extraño despertar este día con la ilusión de quien aún cree en magia.

Continue Reading