Tu vida

En medio de la noche el cuarto era iluminado por la televisión, aquel espacio de cuatro por tres metros tomaba distintas tonalidades cambiando con cada escena, ese espectáculo cautivaba mi mirada. ¡No! No era la programación lo que me mantenía absorto con la vista clavada en aquella pared cubierta casi en su totalidad por ese aparato, ¿qué interés podría causar en mí un infomercial contemplado hasta la saciedad?

Justo era lo simple lo que me mantenía ocupado. Sólo observaba la forma en que los colores aparecían de pronto frente a mí cambiando de manera vertiginosa, imposibilitado para captar las pequeñas alteraciones producto de cada componente de aquella pantalla.

Durante 18 meses una parte de mi trabajo sería solo para pagar aquel aparato pegado a la pared de una minúscula habitación apenas compartida por una cama, pero ¿qué más da unos meses de deuda? Bastante tengo ya con trabajar para mantener una familia que no me pertenece más, que justo perdí por falta de tiempo.

Curioso… porque desde entonces cada día me resulta con un exceso de horas y sobre todo cargado con demasiados minutos al anochecer. Trato de no pensar, aunque no existe forma simple para evitarlo, una vida desmoronándose en segundos sin ser consciente de ello. “Aún puedes rehacer tu vida”, me recitan familia y amigos como mantra de sanación. ¡Carajo! Pero ¿y qué, si no quiero otra vida? Si quiero aquella por la que pagué y pago cada día, ¡¿qué si no quiero una nueva televisión?! Sino aquella que dejé en la misma casa donde alguna vez se encontraba mi familia. ¿Qué jodidos haces cuando nada de eso es posible?

─ ¡Comienza ahora mismo una nueva vida!─ exclama la presentadora, al comenzar una vez más el mismo infomercial, interrumpiendo mis pensamientos.

¡Ojalá fuera tan simple como eso!, tal como comprar cualquier producto milagro anunciado durante la madrugada o adquirir a crédito una televisión, pero eso no posee sentido puesto que la existencia es una cruel usurera y resulta que un día tu vida deja de ser tuya sin importar cuanto hayas trabajado por ella. Justo en eso trato de no pensar, mientras observo aquella televisión iluminando la noche.

Quizás también te interese

26

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *