Inventario

Los regalos que nunca di:

Un disco, un libro, la playera de aquel concierto, tus chocolates favoritos, las palabras contenidas por el ego, las caricias a las que renuncié, un rosario de besos surgidos del deseo de contemplar tus labios y los poemas que me dictaba el brillo de tus ojos… otra historia que no ocurrió.

Todo sigue aquí.

Continue Reading

Sueño

Sueño
Tu piel
Tus senos
Tus caderas
Tus muslos
Tus piernas

Sueño
Con tu cuerpo en mi cama
Con tus besos en mi piel
Con mis labios en tu sexo

Te sueño
Te sueño en mi vida
Como una travesura
Como una promesa
Como mi presente

Sueño
Cada noche
Cada día
Despierto

Continue Reading

Adicto

El problema con los besos es que crean adicción, uno no puede besar unos labios sin volverlos a desear; nos atrapan. Los besos son la droga perfecta aunque no siempre enganchan a la primera, en ocasiones hace falta probar dos o mas veces; pero cuando lo hacen crean una adicción salvaje. ¡Que se joda el mundo! Que lo que yo quiero son tus besos y nada mas me importa.

Y entonces vamos en busca de más, más y más besos; porque nunca son suficientes. Devorarse a besos, consumirse y jamás saciarse. ¡Quiero un beso más! Que dure la eternidad y al final, quiero mil mas igual.

Lo malo de los besos es su ausencia, como se sufre cuando no se tienen y se convierten en nuestra única necesidad. La abstinencia es desgarradora. Lo peor es que uno no pude ir y buscar cualquier dealer, porque no es la misma mercancía; se puede intentar e incluso encontrar cierto alivio pero lo cierto es que nunca es lo mismo. ¿En que otros labios que no te pertenecen encuentro tus besos?

Entonces… Maldigo tus besos, tus labios; ese dulce veneno que me intoxica y consume, porque justo ahora tiemblo por uno de tus besos. 

Continue Reading