Discordantes

La ciudad se levanta hacia el cielo envuelta en un manto tejido de hilos negros y grises, las densas nubes de humo se funden con el firmamento tornando la luz de un rojo enfermo mientras cae la tarde.

Los edificios teñidos de negro por el pincel del smog y el paso de los años cubren el horizonte iluminándolo con su luz artificial, el asfalto se apropia del suelo disputando el dominio de la tierra de la que surgen las grietas que reclaman lo que les pertenece, estanques de agua fétida adornan aquel paisaje como memoria de un río olvidado. Entre las nubes y el asfalto se trenzan las telarañas de cobre de complejos diseños mezcladas con banderines, adornos y tenis.

Sobre las calles corren enormes cajas de metal, veloces y nerviosas, ruidosas en cada esquina y en cada pausa en su caminar, cargan en su interior con unas cuantas personas ansiosas por llegar a su destino.

Al costado de las calles se erigen plataformas de cemento de distintos niveles, en aquellas aceras descuidadas tapizadas a tramos por tierra, lodo y basura caminan con celeridad las multitudes, indiferentes y egoístas. Empujan con fuerza, con rabia y desesperación para continuar su camino.

A la agonía del día, luces de neón, faros y estrobos cobran vida saturando el entorno ya cubierto de anuncios. Las jaurías de perros salvajes se disputan el dominio de la esquinas, luchan por el control de los deshechos que resguardan un poco de comida, mientras se cuidan de la ira de la muchedumbre. Los gatos corren por los callejones, trepando cada balcón, vigilando con cautela en busca de los roedores que corren resguardados por la noche.

La ciudad es un aquelarre de sonidos, luces, olores y cuerpos, que impactan la percepción, convirtiendo a sus habitantes en bestias insensibles, crueles y despiadadas, que de una en una se deprenden de la multitud, hacinándose entre bloques de concreto y metal, encerrándose tras rejas y candados.

Y sobre todo eso, ellos caminan marcando su paso, ajenos al mundo que los rodea, ausentes de aquella realidad, soltándose palabras al oído, tomados de las manos, besando sus labios, enamorados… perdidos en su paraíso.

Continue Reading

Tu vida

En medio de la noche el cuarto era iluminado por la televisión, aquel espacio de cuatro por tres metros tomaba distintas tonalidades cambiando con cada escena, ese espectáculo cautivaba mi mirada. ¡No! No era la programación lo que me mantenía absorto con la vista clavada en aquella pared cubierta casi en su totalidad por ese aparato, ¿qué interés podría causar en mí un infomercial contemplado hasta la saciedad?

Justo era lo simple lo que me mantenía ocupado. Sólo observaba la forma en que los colores aparecían de pronto frente a mí cambiando de manera vertiginosa, imposibilitado para captar las pequeñas alteraciones producto de cada componente de aquella pantalla.

Durante 18 meses una parte de mi trabajo sería solo para pagar aquel aparato pegado a la pared de una minúscula habitación apenas compartida por una cama, pero ¿qué más da unos meses de deuda? Bastante tengo ya con trabajar para mantener una familia que no me pertenece más, que justo perdí por falta de tiempo.

Curioso… porque desde entonces cada día me resulta con un exceso de horas y sobre todo cargado con demasiados minutos al anochecer. Trato de no pensar, aunque no existe forma simple para evitarlo, una vida desmoronándose en segundos sin ser consciente de ello. “Aún puedes rehacer tu vida”, me recitan familia y amigos como mantra de sanación. ¡Carajo! Pero ¿y qué, si no quiero otra vida? Si quiero aquella por la que pagué y pago cada día, ¡¿qué si no quiero una nueva televisión?! Sino aquella que dejé en la misma casa donde alguna vez se encontraba mi familia. ¿Qué jodidos haces cuando nada de eso es posible?

─ ¡Comienza ahora mismo una nueva vida!─ exclama la presentadora, al comenzar una vez más el mismo infomercial, interrumpiendo mis pensamientos.

¡Ojalá fuera tan simple como eso!, tal como comprar cualquier producto milagro anunciado durante la madrugada o adquirir a crédito una televisión, pero eso no posee sentido puesto que la existencia es una cruel usurera y resulta que un día tu vida deja de ser tuya sin importar cuanto hayas trabajado por ella. Justo en eso trato de no pensar, mientras observo aquella televisión iluminando la noche.

Continue Reading

Si se te pierde el alma en un descuido

¿Qué hace esa india Huichola que ésta por parir? Ella recuerda. Recuerda intensamente la noche de amor de donde viene el niño que va a nacer. Piensa en eso con toda la fuerza de su memoria y su alegría. Así el cuerpo se abre, feliz de la felicidad que tuvo, y entonces nace el buen huichol, que será digno de aquel goce que lo hizo.

Un buen huichol cuida su alma, su alumbrosa fuerza de vida, pero bien sabe que el alma es más pequeña que una hormiga y más sueva que un susurro, una cosa de nada, un airecito, y en cualquier descuido se puede perder.

Un muchacho tropieza y rueda sierra abajo y el alma se desprende y cae en la rodada, atada como estaba nomás que por hilo de seda de araña. Entonces el joven huichol se aturde, se enferma. Balbuceando llama al guardián de los cantos sagrados, el sacerdote hechicero.

¿Qué busca ese viejo indio escarbando la sierra? Recorre el rastro por donde el enfermo anduvo. Sube, muy en silencio, por entre las rocas filosas, explorando los ramajes, hoja por hoja, y bajo las piedritas.¿Dónde se cayó la vida? ¿Dónde quedó asustada? Marcha lento y con los oídos muy abiertos, porque las almas perdidas lloran y a veces silban como la brisa.

Cuando encuentra el alma errante, el sacerdote hechicero la levanta en la punta de una pluma, la envuelve en un minúsculo copo de algodón y dentro de una cañita hueca la lleva de vuelta a su dueño, que no morirá

Eduardo Galeano

(Memoria del Fuego II : Las caras y las máscaras)

 

Continue Reading

HOMBRE NEGRO

Amigo, amigo mío,
estoy muy enfermo.
No sé de dónde me viene el dolor.
O es el viento que silba
sobre el campo desierto y sin nadie
o como al bosque en septiembre
inunda los sesos el alcohol.

Mi cabeza agita las orejas,
como el pájaro sus alas.
La cabeza ya no puede
cimbrearse en el cuello del pie.
Un hombre negro,
negro, negro,
un hombre negro
se sienta en mi cama;
un hombre negro
no me deja dormir.

El hombre negro
pasa el dedo por un libro horrible,
ganguea sobre mí
como sobre el muerto un monje:
me lee la vida
de un bribón y un perdido
y me llena el alma de angustia y pavor.
El hombre negro,
negro, negro.

«Escucha, escucha
—me susurra—,
el libro trata de asombrosas
ideas y planes.
Ese hombre
vivía en el país
de los más asquerosos
matones y charlatanes.

Continue Reading