Cotidiano

Desde ayer no te encontraba,
te comenzaba a extrañar
y sentirme consternado.

¿Qué seria de mí sin ti?
Sabes la falta que me haces.
Por un momento sonreí
y creo, ¡sentía alegría!

¿Puedes imaginarlo?
En mi pecho calor,
en el mundo color.
Encontré dirección.
¡Incluso sentido!

Fui alguien más…
Y tuve miedo.
¡Bienvenida tristeza!
Por favor, nunca te vayas.

Quizás también te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *